Querido Diego, te abraza Quiela

Octubre de 1921. Angelina Beloff, pintora rusa exiliada en París, envía una carta tras otra a su amado Diego Rivera, su compañero desde hace diez años, que la ha dejado abandonada y se ha marchado a México sin ella. 

Angelina, a quien Diego se dirige con el diminutivo de Quiela, fue la primera esposa del muralista mexicano y una excelente pintora, eclipsada por el genio de su marido. Su relación, marcada por la pobreza y por la tiranía de Rivera, fue tormentosa, y la adoración de Quiela, incondicional. 

Brutal, ególatra, irresistible, Rivera se nos dibuja como un monstruo que hace su voluntad en el arte y el amor.

Una novela corta en forma epistolar donde nos encontramos con una sola versión sin respuesta de la carta, misivas mandadas con desesperación, con anhelo de respuesta y que sin embargo, no recibieron ni un solo instante de pensamiento.

Las cartas empiezan con esperanza aunque con algo de dolor y a medida que avanza la lectura nos damos cuenta de que las cartas se han tornado más desesperadas, melancólicas, frustadas y al final si quiera mantiene la esperanza de una respuesta o una breve frase de consuelo.

Un amor roto, olvidado, con un océano entre medio. Diego rivera encontró una nueva vida en su visita a México y en cambio Quiela se quedó con un corazón destrozado, sin respuestas y saber, al principio, a que atenerse.

Una lectura sufrida y dolorosa que muestra sólo una de las dos caras de un artístico amor. Además de la poderosa redacción de Poniatowska.

Pista negra

A consecuencia de un turbio incidente con el hijo de un poderoso político, Rocco Schiavone, subjefe de la policía de Roma, ha sido «desterrado» a una pequeña ciudad del valle de Aosta, en los Alpes italianos. Para un romano sofisticado y amante de la buena vida, no es la mejor noticia. El frío, las botas de nieve y el provincianismo de los autóctonos estimulan la natural tendencia de Rocco a las malas pulgas, así que, visto el panorama, un caso difícil le vendría de maravilla.

La ocasión se presenta cuando aparece un cadáver aplastado bajo las huellas de una máquina pisanieves en una de las estaciones de esquí de la zona. El desafío es importante. A la escasez del material encontrado hay que añadir la ignorancia de Schiavone de las costumbres locales, su desconocimiento del dialecto y la historia del lugar. Nada que amilane, desde luego, a una persona decidida y orgullosa como él. 

Sin renunciar un ápice a su temperamento meridional, Rocco se abre camino entre pistas, refugios de montaña y teleféricos, interroga a monitores, guías y enigmáticos operarios del valle, y, sobre todo, traba relación con unas cuantas lugareñas guapas dispuestas a ofrecerle una cálida bienvenida.

Ambientada en la fría estampa de los Alpes italianos, en una estación de esquí, esta novela de Manzini nos puede llegar a transmitir el frío que destilan sus escenarios. Dan ganas de leerlo acurrucado bajo una manta gorda, cerca de una buena chimenea y con una buena taza de café o té humeante en las manos.

Un buen misterio, una trama que se va desenrollando a través de las páginas, con algún giro argumental que ayuda a conducir el flujo hasta la resolución y mezclado con algunas pinceladas sobre la peculiar personalidad del investigador jefe y su anterior vida, su entorno y su procedencia.

Habiendo leído otros títulos de la colección éste es el que menos me ha gustado, y no es malo, sino que en comparación con los otros títulos ofertados para mi no tiene el nivel pero aún así es una buena novela de policías con algo más detrás, no sólo investigación o muertos y policías.

Un buen entretenimiento, buenos personajes y una trama que sin ser espectacular se sostiene y se resuelve sin muchos trucos de chistera si eres buen observador.

Reseña y Opinión : Los diez mil (Paul Kearney) Val : 775

Fichita: 
Editorial: Alamut
Escritor: Paul Kearney
Páginas : 294
ISBN : 978-84-9889-084-6
Original : The Ten Thousand
Valoración: 775
Traductor: Núria Gres
Status: Leíble
Categoría: Épica
Serie : Macht (1)
Precio (aprox.) : 21,80 










Opinión:

Paul es un escritor que mantiene un nivel muy parecido en todo las novelas que he leído hasta ahora.
Sin destacar enormemente en ninguna de ellas;  mantiene un estilo sobrio en su narración,  poca recreación y descriptiva, difícilmente te haces un cuadro del contexto social, religioso o político que debería decorar la novela; en todas ellas todo el contexto es muy reducido o inexistente. Y "Los diez mil" no es una excepción.
 Así que podríamos decir que aquellos que quieren velocidad de ejecución, que pasen 'cosas' continuamente los libros de Kearney son una buena opción. El tempo del desarrollo es rápido y suficientemente bien escrito para disfrutar con sus novelas.

En esta novela no da tampoco pues muchas concesiones al contexto. Y centra todo el esfuerzo en recrear las aventuras de un grupo de mercenarios perdidos en un mundo que apenas entiende y en el que llegado el momento lo único que vale es sobrevivir.

Su centralidad en la historia es agradecida pero a veces excesiva. No es un autor que destacaría por arriesgar en sus planteamiento de estructura, no desarrolla una narrativa compleja, todo lo contrario de  lectura sencilla y previsible,  donde su mejor baza es que  Kearney  es un gran dialogista. Aun así no lo explota mucho,. Otro buen recursos es que trabaja bien la definición de personajes les da motivos, coherencia y cierta inteligencia propia aunque a veces desearías un poco mas de ambigüedad moral que daría un tono mas realista acorde con el paralelismo inevitable con nuestro propio mundo antiguo que podemos imaginar tanto más cruel y menos sujeto a una ética más moderna que capilariza y se percibe la obra. La ética de los personajes es añadida artificialmente y se percibe como innecesaria a veces o como poco verosímil en otras.

La historia es pues una historia de viajes y aventuras con mucha batalla y acción, tácticas militares tremendamente bien descritas, donde se aprecia que las batallas se ganaban o se perdían por detalles que era percibidos por los propios soldados mucho mas de lo que podemos llegar a pensar.

Todo ello con una semántica de terminología tribal y de armamento, vestuario, y organización militar entre inventada y extraída de la época de hace diez siglos más menos,  suficientemente para que la sangre fluya por las páginas y la emoción de los combates nos desborde.

Seguiremos.

Contraportada:
Rictus es el último superviviente del ejército de su ciudad natal, Isca, una polis famosa por su destreza militar aun entre el aguerrido pueblo macht que, sin embargo, no ha podido evitar ser destruida por la alianza de sus enemigos. Sin patria y sin familia, Rictus no cuenta más que con su formación de soldado. Como mercenario, pondrá su habilidad al servicio de Phiron, un ambicioso general que ha reunido un ejército de diez mil guerreros a sueldo para internarse en el Imperio asurio y tomar el poder sobre él. 
Aunque las primeras escaramuzas se decantan del lado de los Diez Mil, pronto un inesperado revés pondrá las cosas más difíciles para la expedición macht, que deberá emprender una agónica retirada a través del territorio hostil, abriéndose paso por la fuerza y dejándose el pellejo en el empeño hasta entra en la leyenda.
Otras reseñas de Paul Kearney en ECP: 

    Mapp y Lucía

    Emmeline Lucas, conocida universalmente por sus amigos como Lucía, reina de Riseholme, es una archiesnob del más alto nivel. Cuando en sus vacaciones alquila una casita junto al mar, cree que ya nadie podrá hacerle sombra, hasta que se cruza en su camino Miss Elizabeth Mapp, figura central de la vida social del pequeño villorrio de Tilling.
    De cara al mundo, Lucía y Mapp son las mejores y más mundanas anfitrionas, pero en secreto no cejarán en su empeño, por muy bajo que puedan caer, por ganar la feroz batalla por la supremacía. Mapp y Lucía, continuación de las aventuras de la inefable Emmeline Lucas en Reina Lucía, nos presenta toda una panoplia de memorables secundarios: el vicario de Birmingham que habla con acento medieval escocés; la muy riquísima Susan, que no sale de casa sin su Rolls-Royce; Diva, aficionada al cotilleo despiadado; o el ya conocido Georgie Pillson y su tupé, devotos servidores ambos de la reina, que sufre la amenaza de ser destronada.

    Conocía a Lucía de una primera visita a Riseholme y me quedé con ganas de más, así que cuando me regalaron La señorita Mapp supe que había llegado la hora de leer este libro y ha sido un acierto total.

    Me he divertido con las aventuras de Tilling, sus nuevos personajes y redescubrir a Lucia y su Georgie, las distintas maneras de fastidiar al vecino, de intentar ser más que los demás sin que se note demasiado, las partidas de bridge, las exposiciones, las clases de italiano...

    He disfrutado leyendo con una sonrisa en la boca desde la primera página hasta la última y sabiendo que podría vivir en un lugar como el que describe el libro, no tanto por la gente sino por el ambiente que lo rodea.

    No esperaba más de lo que he encontrado, la historia no es profunda o con muchos giros, simplemente es la historia de dos rivales, reinas de su pueblo que deben redistribuir sus fuerzas y ganar o conservar adeptos para sus bandos respectivos.

    A veces los libros son eso, divertimento, simple y llanamente, y son buenos por eso, no es fácil mantener el tono durante casi 400 páginas y éste lo consigue. Estoy deseando leer las últimas aventuras (publicadas hasta ahora) de Tilling y sus reinas.

    Yo fui Johnny Thunders

    Francis, Mr. Frankie, decide regresar al lugar donde vivió las primeras cosas, su barrio. Se marchó de allí persiguiendo su particular sueño de rock’n’roll, que le llevó a acariciar con la punta de sus dedos una fama tóxica y efímera. 

    Ahora Francis vuelve para dejar atrás la miseria y la drogadicción pero su viejo barrio son ruinas por donde aún deambulan su padre, su medio hermana, su primera novia y algún que otro amigo. 

    Francis quiere empezar de nuevo y hacer las cosas bien. El problema son los atajos, las canciones de tres minutos, la imposibilidad de olvidar quién fue. 

    Para Francis la línea recta es la distancia más retorcida entre dos puntos. De momento, sus facturas y sus noches no suele pagarlas él, pero esa situación no puede alargarse mucho más. Va a necesitar algo más que promesas para salir adelante. 

    Eso sí, en una ocasión fue Johnny Thunders.

    Este libro cayó en mis manos de la manera más inesperada, y ha ido acumulando polvo en la estantería hasta hace unos días que decidí empezar a limpiar los pendientes.

    Vivo en el Guinardó y muchas de las calles retratadas en esta novela son las que piso cada día al salir de casa.  Es bueno sentirse retratado en un libro aunque más por el ambiente que no por los personajes que en él habitan.

    Empecé con mucha fuerza, Francis, me pareció un buen personaje, arrepentido de su anterior vida y que decide que a estas alturas de la historia debería cambiar para poder sobrevivir con la mayor dignidad posible el resto de sus días y si para eso debe tragarse el orgullo y volver arrastrando la cola para enfrentarse a su padre y sus reproches lo hará porqué esta vez está convencido de que el cambio es lo que más le conviene.

    A lo largo de la novela Francis se va deshinchando como mis ganas de seguirle el ritmo (no deja de gustarme pero se me va haciendo algo cansino), demuestra que sus ansias de cambio y mentalidad son débiles, poco fiables y que a la primera dificultad lo echará todo por tierra. No me gustan las personas así, las dificultades han de hacer a una persona más fuerte y hay que luchar contra ellas sino siempre nos vencerán. Es el caso de Frankie (que ya no Francis), vuelven los malos hábitos, las estrategias para llegar más rápido al mismo sitio, los atajos, las malas compañías y dejar en papel mojados todos aquellos proyectos de futuro, quizás algo ambiciosos pero ¿por qué realizables?

    Hay gente que cambia, hay gente que dice que va a cambiar y lo intenta hasta conseguirlo y la gente como Frankie que quiere cambiar (aunque en el fondo sabe que no podrá) y al primer revés se deja llevar por la corriente.

    Es una novela cruda, las cosas por su nombre, marginal, llena de desencuentros, alguna muerte pero sobretodo de desesperanza, de sueños vacíos y de unos comportamientos poco valientes que deciden que las cosas fáciles son mejores.

    Un buen descubrimiento a pesar de mi poca sintonía con el protagonista.

    Heat Wave

    A New York real estate tycoon plunges to his death on a Manhattan sidewalk. A trophy wife with a past survives a narrow escape from a brazen attack. Mobsters and moguls with no shortage of reasons to kill trot out their alibis. And then, in the suffocating grip of a record heat wave, comes another shocking murder and a sharp turn in a tense journey into the dirty little secrets of the wealthy. Secrets that prove to be fatal. Secrets that lay hidden in the dark until one NYPD detective shines a light.


    Mystery sensation Richard Castle, blockbuster author of the wildly best-selling Derrick Storm novels, introduces his newest character, NYPD Homicide Detective Nikki Heat. Tough, sexy, professional, Nikki Heat carries a passion for justice as she leads one of New York City's top homicide squads. She's hit with an unexpected challenge when the commissioner assigns superstar magazine journalist Jameson Rook to ride along with her to research an article on New York's Finest. PulitzerPrize-winning Rook is as much a handful as he is handsome. His wise-cracking and meddling aren't her only problems. As she works to unravel the secrets of the murdered real estate tycoon, she must also confront the spark between them. The one called heat.

    Hacía tiempo que quería hincarle el diente a esta serie de libros. Los tengo desde hace tiempo circulando por el ebook y no se me ocurrió mejor idea que leerlo para el reto en Inglés. 

    Quizás debería haber hablado en otro post anterior de la serie "Castle" pero lo haré en un futuro, sólo diré que además de la serie han desarrollado toda una estrategia comercial alrededor de este escritor de ficción y este es uno de los ejemplos (para más información pinchar aquí

    Nueva York está bajo la influencia de una importante ola de calor, eso trastoca hasta al más sano y provoca una serie de asesinatos y ataques que la detective Heat deberá investigar, es su trabajo y está acostumbrada a ello pero a lo que no está tan acostumbrada y que no lleva nada bien es que un periodista, ganador de un Pultizer, la vaya siguiendo allí donde va con la excusa de documentarse para un reportaje. Heat no sólo deberá preocuparse de descubrir pistas para encontrar a los culpables sino que además deberá cuidar y proteger al periodista que tiene una especial predilección por estorbar y no poder estarse quietecito.

    La detective no está sola y junto a sus dos compañeros logrará resolver las muertes acaecidas en la ciudad.

    Como en anteriores ocasiones quizás no sería un libro que leería nada más salir pero me da la suficiente curiosidad para continuar su lectura, fácil y bastante simple, y ver como evolucionan los personajes a la par de las aventuras de sus "personajes reales" en la serie.

    Además es una buena práctica para leer en inglés.

    Una oración por Kateřina Horovitzová

    Una oración por Kateřina Horovitzová describe el trágico destino de un grupo de acaudalados hombres de negocios judeo-americanos, de paso en un campo de concentración polaco dirigido por un retorcido oficial de las SS. 

    Los prisioneros reciben la promesa de que podrán ser liberados gracias a un intercambio por prisioneros alemanes, pero su repatriación solo se producirá si son ellos mismos quienes corren con los gastos del periplo. 

    A pesar de saber que están siendo utilizados, deciden confiar en el persuasivo responsable del campo. 

    Es entonces cuando el portavoz del grupo, Herman Cohen, se compadece de la joven y bella judía polaca Kateřina Horovitzová, a punto de ser gaseada junto con toda su familia, y compra su vida para sacarla del campo.

    A veces una contraportada te dice mucho más de lo que debería antes de leer un libro, creo que en este caso te cuenta de forma resumida toda la historia y evita la sorpresa o un poco de la emoción con la que debería leerse una historia de este estilo.

    Sabemos todos las barbaries que se cometieron en los campos de concentración, en los millones de personas que allí murieron y en algunos de los milagros que también se producieron.

    Esta historia podría haber sido uno de esos milagros, unos hombres ricos son los afortunados para un intercambio con soldados de alto rango del bando alemán. Como tienen dinero les hacen pagar y firmar pagarés por todo aquello que se les ocurre, sabiendo que ante la posibilidad de libertad serán capaces de renunciar a toda su fortuna y dársela a los alemanes si así se lo piden.

    Uno de ellos intenta con esa misma fortuna extender su protección a una niña judía que acaba de llegar al campo con su gran familia, a ellos ya es tarde para salvarlos así que sólo Kateřina tiene esa oportunidad.

    El viaje no exento de problemas y dificultades es el final de toda una aventura que cambiará su manera de ver y sentir las cosas.

    Una muestra más de lo mejor y lo peor de los hombres, de lo que son capaces por dinero, por poder o simplemente por creerse superior a los demás.

    Una historia en esta editorial siempre es garantía de calidad y en esta ocasión tampoco decepciona.

    Reseña y Opinión : La matèria de l’Esperit (Jaume Cabré) Val: 866

    Fichita: 
    Editorial:  Random House Mondadori
    Escritor: Jaume Cabré
    Páginas : 180
    Título Traducido : La materia del espíritu
    Valoración: 866
    Status: Recomendable
    Categoría: Ensayo
    Precio (aprox.) :  Edición no venal












    Opinión:
     
    No tengo muy claro como llego este libro a mis manos.
    Es de esa clase de libros que se filtra en una biblioteca sin mediar necesidad ni deseo alguno. Como un peso extra de alguna otra compra y que el librero introduce amablemente con el resto de tus compras de ese día por una promoción o regalo.
    Y sin ruido se aposenta sin llamar mucho la atención en una estantería de libros pendientes de leer :sección rarezas y ensayos. Y allí permanece sin dar señales, sin exhibirse  ni exponerse mucho a las miradas del lector en busca de una nueva lectura durante tiempo a veces lustros.

    Un día, al ser pequeño y muy manejable, te lo llevas para rellenar tiempos muertos en cualquier instante, intervalo o paréntesis de nuestra vida ajetreada y rápida muy rápida. En ese momento lo abres y descubres una pequeña joya, un pequeño ensayo sobre el hecho de leer. Así que te pones a leer un libro que habla del proceso de la lectura, de leer  como fin y no como medio. Y el pequeño libro se diluye en la mente, empapa la mente y liberando endorfinas de placer.
    Un bucle retroalimento del leer sobre el leer que se amplifica y que se finaliza en unas horas.

    Jaume Cabré nos hace un canto de amor, devoción, respeto y admiración sobre el hecho simple y humilde hoy en día de leer. De como nos influye en nuestras vidas y de como vivir y leer se entrecruzan sin apenas distinguir ambos términos porque uno sin el otro no tienen mucho sentido.

     Y para los que vivimos la vida de manera que la lectura forma parte de ella de forma indivisible y no podemos vivir sin la lectura te sientes realmente identificado con los comentarios y las sensaciones que expresa el autor.

    Un pequeño homenaje y radiografía del lector que nos llena de melancolía y tristeza: Tan poco tiempo y tanto por leer, por vivir al fin y al cabo.

    Vivimos una única vida pero es en la lectura que esta se multiplica y se llena de matices y tonalidades.


    Frases remarcables :
    • La lectura creativa es un paso de gigante hacía la dignificación humana.
    • La literatura, las artes en general, son concebidas a partir de la duda y nunca desde la arrogancia.
    • El lector, en cuanto finaliza una lectura, sabe si aquel texto lo ha transformado.
    • La felicidad es aburrida y adiegética; la desazón nos entretiene.
    • Iniciar una narración con el final siempre es un buen inicio porque arrastra mucha vida. La actitud del lector pasa de curioso por saber como se desarrolla la historia y como acabará a especulativo para saber como se llegará a dicho final.
    • Poe como los simbolistas, como los románticos, consideraba que la literatura ha de suscitar un estado anímico en el lector; una respuesta interior delante del texto.
    • Los lectores constantes, aquellos que siempre van con un libro encima, son los más perjudicados. no se puede leer todo lo disponible. El lector que asume dicha insatisfacción alcanza la serenidad lectora y disfruta más de la lectura.
    • La trama, para los teóricos de la literatura, es la organización que el autor hace de la historia, y en un tejido son los hilos que se entrecruzan con los hilos urdidos.
    • Italo Calvino : Los clásicos son aquellos libros que nos llegan con la impronta de las lecturas que ha precedido en la cultura o en las culturas que han trascendido.
    • C.S. Lewis: El clásico  es el libro, la lectura del cual transforma generaciones de lectores.
    • Cada nueva lectura es una lectura solitaria pero solidaria con el resto de lecturas que has realizado.
    • Borges: Los otros escritores se enorgullecen de las páginas que han escrito, yo me enorgullezco de las que he leído.
    • Yo soy aquello que he leído y aquello que estoy dispuesto a leer.
    • La única actitud válida delante de una obra de arte: la rendición;la actitud de estar dispuesto a que la obra que lees te transforme.
    • Las obras literarias tienen una característica que las une: confían que la imaginación es una forma de vida o, más exactamente, de experiencia de las personas. 
    • El arte vive de la tensión entre realismo y idealismo.
    • Calificar un relato como historia verídica es un insulto al arte y a la verdad.
    • Ser culto no quiere decir ser erudito o inteligente. Ser culto quiere decir tener sentido del respeto, quiere decir cultivar la nobleza de espiritu y obviamente, tener capacidad de vida interior.
    • El estilo no es un ornamento, ni una cuestión técnica; es una cualidad de la visión, la revelación particular que cada uno ve y los demás no en una obra.
    • El estilo es pues tema y significado en si mismo.
    • Se considera el título de una obra como un periferia al texto. Aporta información catafórica.
    • Me gustaría pensar pensar en el valor de 'leer' como en el de 'escoger'. Leer es una elección , una elección: es un acto de libertad.
    • Me imagino este buen lector que sabe que a la vida ha venido a vivir no de los recuerdos sino con los recuerdos.
    Contraportada (Traducción libre):
    Jaume Cabré, reconocido internacionalmente por sus novelas, es también autor de algunos textos de reflexión que han tenido muy buena acogida. La materia del espíritu es un ensayo sugerente sobre el placer de la lectura y sobre la creación artística, que cautiva al lector porque destila pasión, sabiduría y humildad. Jaume Cabré comparte experiencias, dudas y pensamientos, y abre nuevas perspectivas para enfrontarse creativamente a una novela, una pieza musical, un poema o un cuadro.
    Otras reseñas en ECP:

    El diablo en cada esquina

    Esteban siempre tuvo una vida cómoda, jamás le faltó de nada, hasta que su familia le dio la espalda y la suerte cambió de bando.

    Jorge Solís nunca fue un buen policía, aun así no le costó ascender, y con él ascendieron sus tácticas de sobresueldo.

    Humberta quiso dejarse atrás a sí misma, huir de su propio ser. En el afán se convirtió en Dulce.

    Santi no tuvo una infancia fácil. En el ejército encontró su vocación. No tardó en entender sus posibilidades al servicio del crimen organizado.

    Cuatro historias independientes se entremezclan para urdir una novela negra, muy negra. Un relato de ritmo súbito, sin intermediarios. Y en el que iremos recogiendo las decisiones temerosas de cada personaje mientras se enfrenta a su verdad y a las mentiras de los demás.

    Estilo directo, sin adornos, sin preámbulos que nos meten directamente en la acción. Si empiezas ten por seguro que no podrás dejarlo hasta terminar, no hay respiro, no hay pausa y a veces esa misma virtud se convierte en una trampa, porqué eche de menos un poco más de unión, algún pasaje que sirviera para canalizar la acción de un lado a otro. Hablando con el autor en la presentación comentaba que había buscado esa rapidez, ese ir directo sin preámbulos ni pajas innecesarias y la hace muy dinámica pero, para mi, en algunos momentos es un fallo.

    Los personajes son malos, así de llano, así de simple, no encontraremos ni una sola brizna  de bondad o esperanza de encontrarla; son malos en si mismos y lo peor es que ni se esconden en aparentar otra cosa, saben lo que son y están bien con ellos mismos... Además, a sus vidas les va bastante bien tal y como son así que ¿para qué cambiar?

    Robos, estafas, cuadros, dinero, drogas, corrupción, sobornos, prostitutas, todo lo que se puede encontrar en el peor de la ciudad, en algunos de los sitios más inexplicables y en otros que no podrían ser de otra manera sino así. Retrata esa parte de la ciudad que no nos gusta ver, que existe pero que pocas veces miramos a la cara, desgraciadamente cada vez lo tenemos más presente pero aún así nos empeñamos en girar la cara o cerrar los ojos y esta historia te hace inevitable el mirarla cara a cara.

    Cuando la leáis reservaros la mañana o la tarde entera, no la podréis dejar ir de las manos.